LE PREGUNTÉ A UNA CEBRA…